¿Por qué la gente de Barcelona es como es?

Los tópicos y los clichés rodean todo lo que tiene que ver con Barcelona y Cataluña. El carácter de los catalanes muchas veces es definido como frío, tacaño e incluso huraño, pero ¿qué hay de cierto en todo esto?

Si has tenido la suerte de viajar por España quizás te habrás dado cuenta de que las formas de ser de unos y otros son muy diferentes. Barcelona es una gran ciudad de contrastes, tiene una mentalidad abierta y cosmopolita pero a la vez es muy tradicional en cuanto a las costumbres y formas de ser catalanas.

Es una ciudad donde triunfan las tradiciones

En Barcelona reinan las tradiciones. Vengas en la época que vengas lo más seguro es que haya alguna celebración programada para esas fechas:

Primavera: Fiesta de Sant Jordi, en el que se regalan libros y flores para celebrar el día del libro.

Verano: Fiestas populares de los barrios de Sants, Gracia y Poblenou.

Otoño: En septiembre se celebra la fiesta de la ciudad, la Mercè, con numerosos conciertos y eventos callejeros.

Invierno: Todo lo relacionado con Navidad, en especial la tradición del ‘Tió de Nadal’ el 24 de diciembre por la noche.

Por un lado tiene el ambiente cosmopolita de la ciudad…

Con más de un millón y medio de habitantes, Barcelona es la segunda ciudad más grande de España, solo por detrás de Madrid. Además, más de 200.000 de sus habitantes son extranjeros por lo que no es difícil entender que se trata de una localidad multicultural donde convive gente de todos lados.

También recibe mucha afluencia de personas del resto de España, ya sea por motivos de trabajo, para estudiar o por elección propia. Hay muchos factores que convierten a Barcelona en una metrópoli referente de la convivencia y el pluralismo en sus calles.

…Y por otro, mantiene una mentalidad muy de barrio

Esto es algo que a mucha gente le llama la atención de Barcelona. Que pese a ser tan grande, sigue manteniendo su esencia intacta, lo que la convierte en una ciudad muy auténtica. Los habitantes de Barcelona hacen mucha vida fuera de casa, en el parque, en la playa o en una terraza al aire libre y siempre suelen moverse por las mismas zonas, sin salir mucho del barrio.

Por eso quizás sean tan importantes las fiestas populares de cada barrio, en la que se implican todos los vecinos para que las calles queden espectacularmente decoradas. Todo el mundo parece conocerse entre ellos.

¿Qué hay de cierto en los tópicos?

Aunque es cierto que muchos tópicos son exageraciones, lo cierto es que siempre hay parte de verdad en todo esto. Un ejemplo es el tema económico, a la hora de pagar una ronda o una cena cada uno pagará lo suyo y lo más habitual es que no se deje propina. Esto es algo que no verás en el resto de España, donde es común pagar a escote o invitar a una ronda sin problema. Como bien dice el refrán catalán: “La pela es la pela”.

Y aunque también tienen razón cuando hablan de que es más difícil entrar en el círculo de amistad de un catalán, una vez entres ya no saldrás. Los catalanes mantienen sus amistades y serás parte de su familia.

Y por último, el idioma

Otro de los tópicos que suelen decirse de Barcelona es que solo se habla en catalán. Y sin embargo, nada más lejos de la realidad, el idioma que más escucharás en la calle es el castellano. Al contar con tanta población extranjera y nacional el catalán no se escucha tanto como en otras localidades catalanas como Gerona o Lérida.

Sin embargo, sí, el catalán se habla en Barcelona y es entendible que los catalanes se expresen entre ellos en la lengua que les sea más cómoda para comunicarse.

Ahora que te hemos explicado de manera global las razones por las que los catalanes son como son, seguramente estés pensando en que hay otros motivos. Y sí, la política también influye en la forma de ser y carácter de los catalanes, pero de eso ya hablaremos en otro post.

ANTERIOR
SIGUIENTE